Masc-saborear Saborear - Polvorones veganos
[Total:1    Promedio:4/5]
Valorar receta

Polvorones veganos

 

¿Te pierden los polvorones?  Hazlos tú mismo con esta maravillosa receta.

Ingredientes:

  • 250 gr de harina integral de espelta (o de trigo si prefieres).
  • 100 gr de panela o azúcar de coco.
  • 130 gr de aceite de oliva suave.
  • 100 gr de harina de almendras o almendra molida.
  • 2 cucharaditas de canela molida.
  • Ralladura de piel de un limón.
  • Agua fría (unas 8 cucharadas).
  • Azúcar glas o sésamo para decorar.

Preparación:

Primero hemos de tostar la harina de espelta. En una bandeja grande de horno, extendemos la harina y horneamos a media altura durante 15 minutos a 180ºC. Muévela cada 3 o 4 minutos para que se tueste por igual. Este paso es clave para que tenga auténtico sabor a polvorón.

Mientras, en una sartén, iremos tostando la harina de almendras, a fuego medio y removiendo sin parar, ya que se quema con facilidad, por eso no lo hacemos en el horno. Cuando tengamos las harinas listas, las dejamos enfriar.

A continuación, mezclamos los ingredientes secos y la ralladura de piel de limón. Añadimos el aceite poco a poco y amasamos. Cuando esté bien integrado, incorporamos el agua fría cucharada a cucharada y continuamos amasando entre una y otra hasta que veamos que la textura es la apropiada. Debería quedarnos una masa compacta y algo arenosa. La tapamos bien y la dejamos reposar aprox. una hora en la nevera.

Con ayuda de un rodillo y un papel encerado o de horno, estiramos la masa hasta que tenga unos 2 cm de grosor. Para decorar con sésamo y evitar que se desprenda, podemos espolvorear la lámina de masa con las semillas y volver a pasar ligeramente el rodillo. Así quedarán incrustadas.

Con un cortapastas o un molde para galletas, cortaremos los polvorones. Preparamos una bandeja con papel de horno y los colocamos dejando 2 cm de separación entre ellos. Precalentamos el horno a 200ºC. Metemos la bandeja a media altura y horneamos unos 10 minutos, hasta que los polvorones estén ligeramente dorados. Vigílalos porque se pueden quemar rápido.

Una vez horneados, déjalos enfriar antes de quitarlos de la bandeja para que no se rompan. Una vez fríos puedes espolvorear con azúcar glass.

 

 

COMPÁRTELO

RELACIONADO