La Paleodieta a examen (Dietas III)

paleodieta¿QUÉ ES LA PALEODIETA?

La llamada Paleodieta es aquella que propone alimentarnos de forma similar a como lo hacían nuestros antepasados cazadores-recolectores durante el paleolítico. Dado que carecían de técnicas de cocina elaboradas, lo más habitual era que consumieran los alimentos en su estado más natural posible, sin procesar.

¿CUÁLES SON LOS FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS DE LA PALEODIETA?

La llamada Paleodieta basa su teoría en nuestros genes. Dado que nuestros genes se desarrollaron en la época del paleolítico, cuando el ser humano era cazador-recolector, la dieta Paleolítica se justifica en la presencia en el ser humano del llamado “gen ahorrador“.

Este gen, durante el Paleolítico ante la escasez de comida, nos permitía elegir aquellos alimentos más grasos al tiempo que nos incitaba a comer todo cuando pudiéramos cuando hubiera alimentos disponible, lo que llevaba a almacenar todo ese exceso calórico como grasa y poder sobrevivir en tiempos de escasez. Sin embargo, ese “gen ahorrador” que tan impotante fue para nuestros congéneres en el Paleolítico, parece ser hoy el que nos predispone a la obesidad.

piramide_paleolitica¿QUÉ ALIMENTOS FORMAN LA BASE DE LA DIETA PALEOLÍTICA?

En la dieta paleolítica no se consumen:

  • Alimentos procesados (congelados, enlatados, precocinados)
  • Alimentos refinados (harinas, pastas, arroz blanco)
  • Azúcar y dulces
  • Lácteos
  • Bebidas alcohólicas y, en general, cualquier bebida que no sea agua
  • Cereales

Lo que sí se consumen:

  • Carnes rojas y blancas (pero no derivados de ellas: no salchichas ni embutidos)
  • Pescados
  • Huevos
  • Frutas frescas
  • Verduras frescas
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Agua

alimentos_paleodietaEstos alimentos se reparten en muy pocas tomas de unas 10 ó 12 horas entre ellas, para imitar el ciclo de alimentación de nuestros antepasados, que pasaban mucho tiempo en movimiento para obtener comida, para después comer grandes cantidades y regresar al ayuno. Así, teóricamente nuestro cuerpo agota las calorías reservadas en ese tiempo en forma de glucógeno y comienza la quema de grasa, lo cual beneficia la pérdida de peso y modera la sensación de hambre.

PROS Y CONTRAS DE LA DIETA PALEOLÍTICA

  • PROS:
    • Restringe drásticamente alimentos que cualquier nutricionista sabe que son perjudiciales para el organismo: los alimentos procesados industriales, los alimentos refinados (harinas blancas, etc.), los dulces y el alcohol. Cualquier persona que quiera no sólo perder peso, sino alimentarse de forma más saludable, debería prescindir en la mayor medida posible de estos alimentos.
  • CONTRAS:
    • Prescinde de un grupo de alimentos muy importante, base de nuestra pirámide nutricional mediterránea: los cereales integrales.
    • Por otra parte, el pasar 12 horas entre comida y comida, si bien puede haber sido algo necesario durante el paleolítico, no sólo no es necesario sino que puede resultar contraproducente tal como funciona nuestro metabolismo actual. La mayoría de nutricionistas y expertos, recomiendan a su paciente  repartir la ingesta de alimentos en varias tomas a lo largo del día, tanto para perder peso, como para mantener “en orden” los niveles de hormonas de nuestro metabolismo.

ARGUMENTOS PARA REFLEXIONAR

En resumen y como siempre decimos, no existen dietas buenas ni malas, siempre y cuando la dieta nos aporte todos los micro y macro nutrientes necesarios y un adecuado aporte energético acorde a nuestra actividad. La cuestión es saber adaptar esas dietas a nuestras necesidades y, si carecemos de los conocimientos necesarios, con la ayuda de un dietista, nutricionista o médico. De hecho, en la actualidad muchos nutricionistas recomiendan una variante de la paleodieta que sí incluye cereales como la espelta o el kamut.

El conocer nuestra dieta ancestral no significa necesariamente que la Paleodieta sea la solución o que esta solución sea válida para todo el mundo. Pensemos que el argumento de que “nuestro organismo fue diseñado para esa dieta” no es suficiente ya que ese diseño evolutivo ocurrió en unas condiciones de vida muy diferentes a las actuales: escasez de alimentos, intensa actividad física. Por tanto, a algunas personas la Paleodieta les irá bien y a otras quizá no.

Para diseñar nuestra dieta perfecta, no vale un modelo genérico. La dieta ideal de cada persona debe ser completamente adecuada para esa persona. Tener en cuenta su estilo de vida, su nivel de actividad, sus gustos, los alimentos que mejor le sientan, etc. Y esto, no es algo que se consigue leyendo una revista de moda o un interesante artículo en una revista científica. Es algo que sólo se logra con la ayuda de un profesional de la nutrición, como ya vimos en el artículo “Las Mil y una Dietas”.

En conclusión, si deseas adoptar la Dieta Paleolítica, es mejor que un profesional de la nutrición te asesore en ella, para adaptar sus pautas a tus particularidades, tu gasto calórico, tu nivel de actividad, tus gustos, etc.

Fuentes: Centinel Lo que dice la ciencia para adelgazar | Lucía Martínez Argüelles  Dime qué comes

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista.

El Granero Integral | Síguenos en Facebook

 

COMPÁRTELO

RELACIONADO