Decálogo de una dieta anti estrés

articulo_estres

Autora: Isabel Moreno | Consultora Macrobiótica y Profesora de Alimentación Saludable
Web www.macrosano.com

11. MANTÉN ESTABLES LOS NIVELES DE GLUCOSA
Una de las causas principales de estrés es tener bajos los niveles de glucosa en sangre. Por un lado, niveles bajos de glucosa provocan irritabilidad, falta de concentración y nerviosismo, que hace que nos sintamos más estresados.

Por otro lado, en situaciones de estrés producimos más adrenalina, y ésta acelera nuestro metabolismo produciendo una bajada más pronunciada de glucosa.

Los niveles bajos de glucosa aumentan el deseo de comer, reacción bien conocida por las personas que sufren de estrés y no pueden parar de picotear.

22. EVITA EL CONSUMO DE SUSTANCIAS QUÍMICAS
Los productos muy elaborados  con muchos conservantes, los potenciadores de sabor y otras sustancias químicas, sobrecargan nuestro organismo produciendo un estrés adicional que no necesitamos, especialmente en nuestro hígado. Cuanto más trabajo demos a nuestros órganos menos relajados nos sentiremos.

33. INTENTA NO COMER EN EXCESO
Comer mucho también sobrecarga nuestros órganos, haciéndolos trabajar en exceso y  produciendo un estrés innecesario.

44. INCLUYE ALIMENTOS CON UN ÍNDICE GLUCÉMICO BAJO
Alimentos con un índice glucémico bajo: cereales integrales, verduras, legumbres… ayudarán a mantener nuestros niveles energéticos estables y a reducir antojos y ansiedad. Además, los cereales integrales ricos en triptófano ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo. Una dieta rica en hidratos de carbono de asimilación lenta ayuda a alimentar el cerebro y a reducir los niveles de estrés.

55. NO TE OLVIDES DE LAS VITAMINAS
Especialmente de los alimentos ricos en vitamina C: en situaciones de estrés nuestro organismo utiliza más cantidad de esta vitamina; por ello, si estás pasando por una época de mucho estrés es importante aumentar el consumo de alimentos que la proporcionen: las verduras de hojas verde como col y brócoli son incluso más ricas en esta vitamina que las naranjas.

66. INCLUYE ALIMENTOS RICOS EN MINERALES
El Magnesio es uno de los minerales más interesantes para estos casos, pues ayuda a prevenir la ansiedad y está recomendado en tratamientos contra el estrés y la depresión. Además, relaja los músculos del cuerpo y tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso. Podemos encontrar cantidades importantes de magnesio en semillas de calabaza, almendras, avellanas, nueces, soja, garbanzos, perejil

77. EL SABO8R DULCE ES ESENCIAL
El sabor dulce relaja y es el que más presente debería estar en nuestros platos, pero debemos seleccionar alimentos que nos aporten un dulce de calidad.

En la preparación de nuestra comida podemos incluir: calabaza, chirivía, zanahoria, cebolla,… todas ellas, son verduras que aportan un dulzor natural y equilibrado. La col, el brócoli, las coles de Bruselas, además de sabor dulce nos aportan magnesio y vitamina C. Utiliza cocciones ligeras para que no pierdan propiedades.

Si quieres preparar postres, utiliza endulzantes naturales como el sirope de agave o las melazas de cereales, su índice glucémico es mucho más bajo que el de la miel o el azúcar.

88. ASEGÚRATE DE INCLUIR TODOS LOS NUTRIENTES EN TU DIETA
Los alimentos tienen varios efectos en nosotros, por un lado está el efecto nutricional: según el tipo de alimentos que seleccionemos vamos a obtener un tipo de nutrientes u otros.

El equilibrio entre estos tipos de nutrientes es muy importante, pues un exceso de uno puede crear un deseo de otro.

Por ejemplo, todos habremos experimentado la sensación de sed después de tomar un helado o un postre muy azucarado, esto es debido a la gran cantidad de hidratos de carbono que contienen y que va a producir una necesidad mucho mayor de agua.

Si nos tomamos un filete probablemente tengamos más deseos de tomar algo dulce que si nos tomamos un plato de arroz integral que ya incorpora hidratos de carbono. Es decir, cuando la proporción de nutrientes en nuestro organismo es la adecuada nos sentimos mejor y reducimos los antojos y nuestro nivel de estrés.

99. NO OLVIDES DEL EFECTO ENERGÉTICO DEL ALIMENTO
Por otro lado, debemos considerar también el aspecto energético del alimento, éste es también muy importante.

La Medicina Tradicional China clasifica los alimentos en yin y yang, según el efecto que produzcan en nuestro organismo. Los alimentos extremo yang tienden a producir tensión, contracción, sequedad, calor….  Los alimentos extremo yin producen el efecto contrario.

De esta manera, es sencillo entender por qué a veces después de tomar ciertos alimentos tenemos deseos de tomar otros, por ejemplo si nosotros tomamos un filete (yang) instintivamente lo combinamos con patatas o una ensalada (alimentos más yin), que ayudan a equilibrar.

Si tomamos un queso curado (yang) lo acompañamos de un vaso de vino (más yin).

Es decir, tomar alimentos que produzcan un efecto extremo en nuestro organismo va a causar que sintamos deseos de tomar alimentos del otro extremo para equilibrar y esto, genera mucho estrés.

1010. ELIGE LA COCCIÓN ADECUADA
Finalmente, es importante además de elegir el alimento adecuado, utilizar el método de cocción que nos aporte el resultado deseado.

Hay métodos de cocción que ayudan a producir un efecto más relajante en nuestra comida. Los estofados largos a llama baja, por ejemplo, ayudan a sacar el dulzor del alimento y contribuyen a aumentar la sensación de satisfacción y bienestar después de comer.

Prueba a incrementar las cremas, los estofados y las cocciones al vapor.

Autora: Isabel Moreno | Consultora Macrobiótica y Profesora de Alimentación Saludable
Web www.macrosano.com

El Granero Integral
Síguenos en: Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest | Youtube

COMPÁRTELO

RELACIONADO