Masc-descubrir Descubrir - Personas tóxicas, ¿cómo evitarlas?

Personas tóxicas, ¿cómo evitarlas?

En algún punto de tu vida seguro que has encontrado alguien que te absorbía energía. No en el sentido más literal de la palabra, claro, sino más bien como si esa persona te hiciera sentir mal por todo, incluso aunque no tengas la culpa. Pues bien: esas actitudes se engloban dentro de “personas tóxicas”. Existen muchas personalidades asignadas a ellas: desde el envidioso, que no solo no se alegra de tus éxitos sino que intentará boicotear tu felicidad a toda costa, hasta el autoritario, que querrá imponer su voluntad mediante humillaciones.

Pero desde El Granero Integral preferimos buscar una forma de evitar a las personas tóxicas, sobre todo en el trabajo, lugar donde se identifican con mayor facilidad. Te dejamos cuatro claves básicas:

  • Detecta la personalidad tóxica cuanto antes e intenta no tener contacto con ella. Si no es posible porque sois compañeros de trabajo o de proyecto, analiza cómo ejerce su “toxicidad” sobre ti y sobre los demás y protégete mentalmente de ello centrándote solo en tus tareas, por ejemplo.
  • Sé amable siempre, cueste lo que cueste. Y sabemos que con determinadas personas cuesta, ¡de verdad!, pero la amabilidad y el optimismo es la mejor arma contra estas personas. Si te mantienes en tus trece, frenará la ofensiva.
  • Pero no calles. Marca los límites desde el primer ataque. Expresa en voz alta que cierta actitud te ha molestado y que preferirías que no volviera hacerlo. Muchas veces, por miedo o por timidez no decimos lo que pensamos, y esto nos trae consecuencias a largo plazo. La asertividad es una estrategia a tener en cuenta.
  • Las críticas, siempre hacia personas presentes en la conversación. Nunca entres en el juego de hablar mal de alguien que no está allí, y si esa persona lo hace, corrígela, hazle saber que su conducta es errónea.

La gente negativa siempre encontrará motivos para quejarse. Esta es una buena forma de detectar personas que podrían tener actitudes tóxicas: viven instalados en la queja, parecen enfadadas a todas horas y no permiten a su interlocutor hacerse entender ni, en general, mantener un diálogo cordial. Si existe alguna en tu entorno, protégete con el escudo del optimismo y la bondad, pues esos son sus puntos débiles.
  

COMPÁRTELO

Share on Facebook60Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest1Share on Google+0Share on Tumblr0Email this to someonePrint this page

RELACIONADO