Masc-descubrir Descubrir - 5 razones para consumir las semillas de amapola

5 razones para consumir las semillas de amapola

Las semillas de amapola (Papaver rhoeas), son muy apreciadas tanto por su sabor, muy suave y que recuerda ligeramente a las nueces, como por sus múltiples beneficios. Entre sus cualidades destacan:

  • Contienen ácidos grasos Omega-3 y 6, que son ácidos grasos insaturados. Los ácidos grasos Omega-3 son ácidos grasos esenciales poliinsaturados que el organismo humano no puede fabricar a partir de otras sustancias y, por tanto, tiene que aportarlas a través de la alimentación. Diversos estudios evidencian que los ácidos grasos Omega-3 contribuyen a un normal funcionamiento a nivel cardiovascular (1). Aunque suele considerarse que la única fuente de Omega-3 es el pescado, lo cierto es que el mundo vegetal nos ofrece excelentes productos ricos en estos ácidos grasos esenciales. Es muy importante mantener un buen equilibrio entre los ácidos grasos Omega 3 y 6 del organismo y, las semillas de amapola, contienen ambos en una óptima proporción.
  • Contiene vitaminas del grupo B y en Fósforo, por lo que es un alimento a tener en cuenta por los estudiantes.
  • Contienen Calcio y Magnesio, por lo que quienes quieran cuidar el estado normal de sus huesos y dientes, encontrarán en ellas estos minerales.
  • Contienen vitamina A, que contribuye a la normal protección de la piel y el cabello.
  • Su contenido en fibra las convierte en un alimento a tener en cuenta para aquellas personas que quieran regular su incrementar su consumo de fibra o controlar su apetito, debido al efecto saciante de la fibra.

¿CÓMO TOMAR LAS SEMILLAS DE AMAPOLA?

Existen múltiples formas de incorporar estas semillas a nuestra alimentación, siendo la más común incorporarla a la masa de panes, bizcochos y pasteles.

Es recomendable tostarlas antes de comerlas ya que así desprenderán todo su aroma.

(1) “The Effect of Dietary {omega}-3 Fatty Acids on Coronary Atherosclerosis”, Clemens von Schacky, MD; Peter Angerer, MD; Wolfgang Kothny, MD; Karl Theisen, MD; and Harald Mudra, MD,Annals of Internal Medicine, 6 April 1999 | Volume 130 Issue 7 | Pages 554-562

La información contenida en este artículo tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con su especialista.

COMPÁRTELO

RELACIONADO