Dieta energéticamente equilibrada desde el punto de vista macrobiótico

articulo_energetica

Autora: Isabel Moreno | Consultora Macrobiótica y Profesora de Alimentación Saludable
Web www.macrosano.com

Si bien un equilibrio a nivel nutricional es esencial para sentirnos bien, la manera en que nos hacen sentir los alimentos que tomamos, es también fundamental para nuestro bienestar.

En el artículos sobre la dieta nutricionalmente equilibrada, hemos indicado cuáles son las fuentes de nutrientes más interesantes para nuestra salud. Y lo son por varios motivos:

  • Por un lado, porque nos aportan los nutrientes que necesitamos de una manera limpia, sin sobrecargar nuestro organismo.
  • Por otro lado, porque energéticamente son las más equilibradas.

Hoy vamos a ver qué dice la macrobiótica sobre el equilibrio en la alimentación.

¿Y qué es eso de energéticamente equilibrada?
Todo el universo es energía. Según la física cuántica, la materia es energía condensada. Tanto nosotros, como el mundo que nos rodea somos básicamente energía, y los alimentos por supuesto, también lo son.

El eterno cambio es la ley del universo. Todo cambia, todo está en continuo movimiento. Los electrones, la tierra, el sol, las galaxias se alejan entre sí, los opuestos se atraen, los similares se repelen, una tendencia se transforma en su opuesta, etc.

Desde antiguo, los hombres observaron que en todo fenómeno existe una tendencia hacia la expansión y otra hacia la contracción, o lo que es lo mismo una tendencia yin y otra yang.

El yin y el yang son fuerzas que gobiernan todos los fenómenos. No son condiciones estáticas, sino tendencias que se intercambian continuamente, transformándose una en la otra. Cualquier fenómeno es una combinación de ambas energías, el equilibrio absoluto no existe.

Nada es totalmente yin o totalmente yang. De hecho, lo extremadamente yin produce yang y lo extremadamente yang produce yin. Lo yin repele lo yin y lo yang repele lo yang, por lo que ambas fuerzas se atraen y se complementan.

Las personas, los alimentos, todo, tiene un carácter bipolar, unos son más yin y otros más yang pero siempre comparado a otro. Nada es absoluto.

Si nos centramos en los alimentos y su efecto energético:

  • Los alimentos yin: tienden a enfriar nuestro cuerpo, a aportar humedad, a aflojar los músculos y las tensiones. Facilitan la inflamación y enlentecen nuestros movimientos.
  • Los alimentos yang: tienden a calentar, a secar, a contraer y endurecer nuestros músculos. Activan y reducen el sueño y producen unas heces más duras y oscuras.

Si queremos sentirnos bien, lo ideal es elegir alimentos energéticamente equilibrados, los que llamamos alimentos de centro o moderados.

macrobioticaCuando comemos alimentos extremadamente yang nos sentimos automáticamente atraídos por los alimentos extremo yin y viceversa, ya que nuestro cuerpo busca continuamente encontrar un equilibrio dinámico.

Esto se nota fácilmente cuando tomamos mucha sal (muy yang), enseguida nos apetece beber líquidos (yin). O por ejemplo cuando tomamos carne (más yang) la equilibramos con patatas (más yin). Nos gusta un queso curado (más yang) con un buen vino (más yin), y acompañamos el pescado (más yang) con ensalada (más yin).

Nuestro cuerpo, aunque sin ser conscientes de ello, está siempre intentando equilibrar y eso puede acabar agotándolo energéticamente.

Cuando elegimos alimentos de centro, según la macrobiótica aportamos una energía que no necesita ser equilibrada, porque ya lo es. Y además, como esos alimentos son nutricionalmente adecuados y limpios, no sobrecargamos nuestro organismo y tenemos más energía para dedicarla a actividades, que realmente la necesitan.

Autora: Isabel Moreno | Consultora Macrobiótica y Profesora de Alimentación Saludable
Web www.macrosano.com

El Granero Integral
Síguenos en: Facebook | Twitter | Instagram | Pinterest | Youtube

COMPÁRTELO

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0Share on Google+0Share on Tumblr0Email this to someonePrint this page

RELACIONADO