Masc-escuchar Escuchar - La mejor música para tus clases de yoga

La mejor música para tus clases de yoga

Al igual que sucede con el running, el yoga es otra de las disciplinas de moda en las grandes ciudades con la que tratamos de desconectar del rápido ritmo de vida y relajar nuestro cuerpo y mente.

7feb_escuchar_yoga_foto1El yoga puedes practicarlo tanto en sesiones grupales como en tu propia casa, pero lo que no debe faltar nunca es el acompañamiento musical. Si eres de los que desconoce cuál es la música más adecuada, aquí te dejamos algunos sonidos que te ayudarán a dejar de lado el estrés y encontrar el equilibrio físico y mental durante horas. ¡Crea ya tu propia playlist!

  • Los sonidos de la naturaleza procedentes de animales como los delfines y distintas aves así como las olas del mar rompiéndose en la orilla son con total seguridad los que más se asocian al yoga ya que transmiten paz interior consiguiendo una mayor relajación. Si a ello le sumamos unos acordes instrumentales nos encontramos con dos de las mejores opciones de meditación unidas. Estos sonidos son una buena fórmula para iniciar y finalizar tu sesión.
  • 7feb_escuchar_yoga_foto2La música clásica es otro de los pilares fundamentales cada vez que practiques yoga debido a que tiene el poder de influir más de lo que pensamos en el estado de ánimo. Los instrumentos de cuerda, percusión y aire como pueden ser el violín, el piano y la gaita, no deben faltar en cualquier sesión de yoga y aunque en un primer momento te sentirás relajado, tras la finalización de la misma verás cómo estás lleno de energía.
  • La música tibetana, compuesta por ritmos suaves y algo repetitivos, te permitirá concentrarte con el objetivo de alcanzar el estado de relajación óptimo y transformar los pensamientos negativos en energía positiva. Estos sonidos se pueden complementar con instrumentos como la ganta o los cuencos cantores, que te ayudarán a relajarte y eliminar el estrés.
  • 7feb_escuchar_yoga_foto4La música étnica en la que prevalecen los sonidos de tambores de manera rítmica te ayudará, al igual que sucede con la música tibetana, a subir de forma ligera la intensidad de la sesión de yoga por lo que es perfecta para la parte media de la sesión. Los sonidos irán poco a poco subiendo su fuerza, momento que aprovecharás para realizar las posturas más enérgicas sin perder la concentración en ningún momento.

Encuéntrate a ti mismo a través del yoga y disfruta de una modalidad que seguro te sorprende de forma positiva. ¡Cuídate de forma saludable!

[Total:1    Promedio:4/5]

COMPÁRTELO

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someoneShare on Google+

RELACIONADO